Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

domingo, 13 de noviembre de 2016

The Finite - Capítulo 23: El Dragón Celoso (3)

¿Por qué le dedico una imagen tan grande a estos dos?
¡Joder, ya deberían saberlo! .... ¡¡¡El VritraxKinnara es mi jodida OTP!!!
Es Era la mejor pareja de Kubera. ¡Es muy romántica y adorable!
Odio currygom por matar esta pareja desde los primeros días del universo :C

Ha pasado tiempo desde la última vez que publiqué... ¿me extrañaron? XD Yo sé que sí, pero lamento informarles que me seguirán extrañando~ Estoy corta de tiempo, entonces creo que solo publicaré cosas relacionadas con la novela hasta que tenga tiempo para hacer cosas con respecto al webtoon. Estoy enterada de que Drive murió... Yo misma lo mencioné en una entrada "Esten atentos porque Drive morirá pronto"........ Realmente me molesta que me recuerden cosas que ya sé XD y que para colmo, vuelvo y repito, algo que YO misma les he dicho antes. Sin embargo entiendo que el estado actual de la serie genere pánico(?) por lo que solo puedo pedir encarecidamente que me tengan paciencia (como siempre me la han tenido) por favor... Ya deberían saber que no he de abandonar este proyecto porque simplemente no es posible para mi respirar sin pensar en Kubera (más concretamente en Yutas :DDD) POR FAVOR NO ENTREN MUCHO EN PÁNICO. Bueno, lo mas probable es que el webtoon no de la cara de aquí hasta finales de este mes (estoy siendo positiva) o del otro... pero insisto... no hay necesidad de entrar en muuucho pánico XD

-MEG V


« AnteriorLista de Capítulos | Siguiente »

Novela original en coreano por: currygom (카레곰)
-The Finite-


Cuando El Rey volvió con noticias sobre su reunión con los Dioses Primigenios, todos los Nástikas del clan Drangón se reunieron.


La mayoría de ellos estaba en su forma masculina, aunque también había algunos en forma femenina. A diferencia de los Nástika de otras razas, cuyas formas humanas tenían aspectos promedio, la forma humana de los Nástikas miembros del clan Dragón tenía un aspecto peor que la media, y algunos eran incluso tan feos como para hacerte fruncir el ceño. Al final, las otras razas concluyeron que ‘aquellos en el clan de los dragones no pueden cambiar su fuerza o su apariencia.’

Por otro lado, aquellos que eran al menos un poco atractivos dentro del clan Dragón eran tratados como si fueran  verdaderamente hermosos y bellos. El rey se sentó en la plataforma.

“Mientras estuve fuera con los Dioses Primigenios, otro Nástika murió. Lo lamento mucho.”

A pesar de decir que lo lamentaba, su expresión era simplemente indiferente.

Su cabello negro azabache y su piel gris estaban envueltos en la circundante oscuridad y eran difíciles de distinguir, pero sus ojos de un ardiente escarlata  dificultaban aún más que se le pudiese mirar directamente al rostro, creando así un aura intimidante. Debido a que estaba sentado en la posición más alta que cualquier otra persona allí, y vestía con ropas lujosas —aunque de patrones simples— que envolvían su cintura y caían hasta el suelo, claramente destacaba sin mucho esfuerzo entre los reunidos en el lugar.

“Como saben, en las otras razas, además del hecho que la mayoría de Nástikas todavía siguen vivos, la cantidad de Suras Superiores nacidos de ellos ha sobrepasado de largo el número de Nástikas. Pero nosotros no tenemos un solo Sura Superior nacido de un Nástika, y nuestro número de Nástikas también ha bajado al 7º rango desde los primeros días del Universo. Lo más importante...”

Hasta entonces había estado leyendo de un papel, ya que seguía las líneas con el dedo. Parecía que no se había memorizado adecuadamente el contenido de lo que estaba diciendo.

“Lo más importante, según Visnu... es que si esto continúa, nuestra raza va a terminar siendo la primera en extinguirse.”

Al hablar de la extinción, los reunidos bajo la plataforma se alteraron.

Taksaka estaba sentado con una expresión seria, con una mano en el mentón, mientras escuchaba al Rey en la plataforma. Utpala estaba justo a su derecha, rodeada de luz azul, y agarraba el brazo derecho de Taksaka como si alguien fuese a secuestrarla.

“Visnu no desea que termine ocurriendo eso. Consultó con Brahma si debía ofrecernos la oportunidad de cambiar. Todavía podemos hacerlo, dado que son los primeros días del Universo, pero cuanto más tiempo pase, más imposible se volverá. Así que debe decidirlo rápido.”

Encima de la plataforma, el Rey volteó el papel y vio que había terminado de leer. Por un segundo pareció perdido al no ver nada escrito por detrás, después hojeó los otros papeles y los puso debajo. Sentada a su lado, una mujer con el pelo blanco —o tal vez plateado, aunque era difícil ver su figura bajo el amparo de la oscuridad— cogió una hoja de papel y se la entregó.

Él lo tomó, aclaró su garganta unas cuantas veces, y luego continuó leyendo el contenido como si nada hubiera ocurrido. Normalmente, en una conferencia, esta situación habría suscitado unas cuantas mofas, pero nadie de los reunidos allí encontró que la situación fuese graciosa, todos continuaron mirando con expresiones rígidas.

“El primer método de cambio es eliminar las emociones. Esta es la manera más segura de bloquear el amor, pero Brahma dijo que interferir con las emociones es extremadamente difícil.

Sin embargo, nosotros somos relativamente menos emocionales en comparación con otras razas, así que es posible manipularlas hasta cierto punto aprovechando nuestras características biológicas, solo que según ella no está garantizado que resulte perfecto.

En particular, dijo que si alguien tenía unas emociones más predominantes que la media, en vez de apaciguarse, se le acentuarían más que antes.”

¿Eliminar las emociones? Taksaka, quien estaba escuchando seriamente, frunció el ceño. Él parecía tener considerables objeciones a este método, pero continuó sentado sin pronunciar una palabra mientras esperaba que el rey terminase de hablar.

No obstante, Utpala sentada a su lado no lo pudo soportar más y empezó a hablar ruidosamente.

“¿Eliminar los sentimientos, no es eso absurdo? Si un cambio es necesario, ellos simplemente deberían eliminar la penalidad.[1]

En lo alto de la plataforma, el rey se hizo una pausa mientras el ruido alteraba el curso de la reunión.


The Finite - Capítulo 23: El Dragón Celoso (3)


Pese a que Utpala era muy joven en apariencia y era de constitución pequeña, ella podía atraer la atención de todos, ya que estaba justo debajo de la plataforma abrazando a Taksaka.

Describir su cabello como azul profundo era insuficiente —desde blanco resplandeciente a azul pálido, azul-verdoso claro, ondulaciones de jade y un tono negro encubierto— a pesar de que su corto cabello apenas le llegaba a los hombros, era difícil describir su belleza con palabras.

“La penalidad es demasiado injusta. ¿No piensan todos igual? Amar a alguien de nuestra misma raza se convierte en una maldición que nos lleva a la muerte, y todo esto solo por una única habilidad, el «aliento».

El precio a pagar es demasiado alto.

Mirad a las otras razas. Todas ellas están incrementando deliberadamente sus números de Sura Superiores con tal de expandir sus fuerzas. ¿Y nosotros, qué hacemos? Los dejamos nacer mientras muchos de nuestros Nástika han muerto antes de que siquiera determinásemos la causa. 

En lugar de la absurda propuesta de eliminar nuestros sentimientos, ¿no debería esta injusta penalidad ser eliminada? ¡O darnos algo más como sustituto por los Sura Superiores!”

Muchos de los reunidos no podían dejar de asentir en lo que Utpala terminaba, pero la positiva reacción no alcanzó a Taksaka. Sintiéndose frustrada, Utpala sacudió a Taksaka buscando alguna respuesta de su parte.

“¡Di algo, Taksaka!”

“...”

“¿Serán eliminados nuestros sentimientos? No, ¿qué voy a hacer después de eso? ¿mmm?”

“...”

“¡Esta propuesta es ridícula! Taksaka, dime que no estás de acuerdo, por favor...”

Sin embargo, no importaba lo que dijera, Taksaka permanecía en completo silencio. Mientras Utpala se sentaba a su lado apretando sus dientes, ella rompió a llorar.

“Buu, Buu... ¡Buaaa!”

“...”

Mientras su llanto llenaba la sala, Taksaka dirigió su mirada hacia Utpala.

Mirándola con pena, parecía que le quisiera decir algo. Sin embargo, la conferencia debía proceder primero, así que, no sin ninguna protesta de parte de Utpala, la volvió a sentar en su regazo, la abrazó y le palmeo la espalda para que se relajara. Cuando sus sollozos cesaron, el Rey, quien había parado de hablar hasta ahora, empezó a alzar la voz.

“¿Cómo osas interrumpirme, a mí...? Me he mantenido al margen todo este tiempo, pero ya no recuerdo la última vez que estuve tan furioso. En este estado, incluso con los sentimientos más ofuscados, no seguiré siendo el Rey generoso que he venido siendo.”

“...”

Taksaka parecía querer decir algo al Rey, pero se mordió el labio para contenerse y tragó saliva.

El Rey esperó la respuesta de Taksaka, sin embargo, Taksaka no pronunció palabra alguna, entonces el Rey se sentó con las piernas cruzadas y murmuró “Este tipo no es divertido.” Mientras que él seguía malhumorado, se fijó en la mujer detrás de él, luego cambió su postura y dijo: “Ah, está bien, está bien.”

“Basta de formalidades... No es necesario seguirlas cuando el asunto es apremiante. Se te permite hablar, Taksaka.”

“Quería decir algo, pero se me olvidó cuando ella empezó a llorar.”

“¿En serio? Qué pena. Me sentía con ganas de usar mi aliento.”

El rey pronunció esas alarmantes palabras de forma casual mirando a Taksaka desde la plataforma. Este le mantuvo la mirada por un momento, aparentando falta de interés, luego le giró la cara y dio unos golpecitos a Utpala en la cabeza mientras murmuraba:

“Si espera que proteste por el control de las emociones, realmente no lo haré. Creo que esto no es más que el resultado de sus negociaciones con los Dioses Primigenios, Vritra.”

Cuando Taksaka concluyó, Vritra pareció asentir y con un “¿Qué era lo que estaba diciendo?” hojeó los papeles que tenía delante de nuevo.

“Taksaka.”

Al dejar de llorar, Utpala llamó a Taksaka. Él respondió con un “¿Puedes callar un segundo y no interrumpir la conferencia?” Fue una respuesta corta, pero a ella pareció bastarle. Aún afectada, se secó las lágrimas que quedaban en sus ojos y luego habló en alto.

“He decidido amarte hasta el final, aunque me cueste la muerte. Aun si deciden erradicar los sentimientos de toda nuestra raza, seguiré amándote hasta el último momento.

Incluso cuando todos tus sentimientos desaparezcan, Taksaka, y ya no me veas como ahora, haré lo que sea para que vuelvas a hacerlo.”

“...”

Se veía en los ojos de Utpala que hablaba en serio, pero Taksaka se limitó a mirarla en silencio.

“Oye. ¿Por qué no respondes a lo que te digo?”

Utpala empezó a sollozar otra vez, por lo que Taksaka no pudo evitar empujarla hacia él y abrazarla.

“No quiero esto, háblame. No estaré tranquila hasta que no me hables.”

En lo que Utpala murmuraba, Taksaka dibujó una leve sonrisa —aunque ella no le vio porque estaba hundida en sus brazos— y susurró en un tono suave, como si estuviera relajando a su hermana menor.

“Entonces te perdonaré hagas lo que hagas, Utpala.”

“Jejej... ¿De verdad?”

Aparentemente reconfortada, Utpala sonrió. Su sonrisa era tan pura que él ya no pensaba en la molesta niña llorona de antes. Deseó que pudiera sonreír siempre. Le dio unas palmaditas en la espalda, y volvió su atención al Rey que seguía en la plataforma.

“Uh... ¿Por dónde iba?”

Vritra hojeó entre los papeles un rato más. De nuevo, encontró la hoja que tocaba con ayuda de la mujer detrás de él.

“Ah, sí. Aquí está. Pues, pese a que eliminar los sentimientos no sea la mejor manera de actuar... Bueno, esperaba más oposición, pero es la única manera. A partir de ahora, nuestra raza solo podrá vivir con su forma masculina.”

“¡¿...?!”

Los Nástika reunidos en la sala de conferencias empezaron a agitarse. Sobre todo las Nástika con forma femenina, que no ocultaron su ansiedad. Le ocurrió lo mismo a Utpala, que estaba entre los brazos de Taksaka.

“¿Pero qué...? ¡Es absurdo!”

Ella parecía dudar de sus propios oídos, y miró a Vritra con los ojos abiertos y el ceño fruncido. Había osado a mirar al Rey, pero en lugar de castigar a la chica por su mala educación, Vritra solo dirigió la mirada hacia en Taksaka. Sin embargo, al no recibir respuesta digna de Taksaka, pronto perdió interés y acabó volteando la cabeza mientras hablaba en tono rimbombante.

“¿No entiendes lo que he dicho? Utpala, desde ahora, tendrás que vivir como un hombre.”

“...”

“Seguro que siendo un hombre no te pegas tanto a Taksaka.”

“...”

Cuando su nombre fue mencionado, el atento Taksaka miró seriamente a Vritra.

“Felicitaciones por adelantado, Taksaka. Podrás deshacerte de esta molesta niña y prontamente ser libre.”

Vritra sonrió a Taksaka y, después de mirar a la devastada Utpala, desapareció a través del velo detrás de la plataforma.


Continuará...




Notas:
[1] La palabra "패널티 | paeneolti" ha sido traducida al inglés como "penalty", nosotros al no conocer concretamente si Utpala habla de una penalidad o castigo en concreto o simplemente se refiere al «Aliento» de los dragones como una maldición... hemos decidido dejar "penalización" aunque suene un poco literal ya que la palabra la repite varias veces como para darle un significado distinto en cada frase.


Traducido al inglés por: Mizura
Traducido al español por: Xeniaxen y Kero
Revisado por: Karou y MEG V

« AnteriorLista de Capítulos | Siguiente »

1 comentario:

  1. Hermanita no te preocupes.

    1ero la vida 3D.Y por lo demás,ánimo y esperaremos lo que haga falta.

    Besos

    ResponderEliminar