Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

sábado, 15 de octubre de 2016

Cap. 6: Luz y Sombra Parte 6

Capa Roja
Por: Wu Ling

Solo falta un capítulo más para terminar el primer tomo.
-Ishtar


Novela original en chino por: 御我 (Yu Wo)

-Mujer Guerrera-﴿
Prólogo 1: La Luz y La Sombra

Capítulo 6:

La Luz y la Sombra - Parte 6



¿Cien monedas de oro? Todos los presentes estaban en completo shock. Uno por uno, giraron sus cabezas para mirar a quien había gritado. Silvester no era excepción. Miró a esa persona y estaba complacido mientras gritaba, “¡Capa Roja!”

Una llamativa capa roja apareció en la puerta. Esa entrada tan dramática hizo que todos los presentes estuvieran confundidos temporalmente por lo que había pasado. Solo el anfitrión de la subasta, el hombre gordo, estaba un poco alarmado porque él conocía a todas las personas que venían a comprarle esclavos. Pero no conocía a esta persona de capa roja.
El hombre gordo escaneó todo el lugar. Y de verdad había unas cuantas familias de la nobleza que no estaban presentes en el momento, algunas eran familias que definitivamente no podía darse el lujo de ofender. ¿Y si esa persona era empleado de alguna de esas familias? No se atrevió a provocar a la persona nueva, así que continuó hablando respetuosamente y dijo, “¿Puedo saber si usted tiene su invitación?”
Capa Roja levantó su mano y desató el nudo que mantenía a su capa cerrada, permitiendo que su capa se deslice hasta caer al piso. Y entonces, reveló su verdadera identidad.
Tenía un físico delgado con piernas largas y una cintura delgada. Las dimensiones de su cuerpo, a diferencia de lo que se esperaría, parecían las de una mujer con excepción de que no había ninguna curva particularmente distintiva en la parte del pecho, así que podía ser dos cosas: una mujer con pecho muy plano o un hombre con un poco de músculos pectorales. Sin embargo, debido a que su rostro era ovalado y tenía rasgos más pequeños y delicados que los de un hombre normal, la gran mayoría probablemente diría que la persona frente a ellos era una mujer… si no fuera por ese par de ojos.
Ese par de ojos negros que ardían en flamas aterradoramente asesinas, no parecían los ojos de una mujer en absoluto. Al contrario, parecían ser los ojos de un general de ejército veterano que había asesinado a incontables hombres. Una vez que alguien viera esos ojos, se olvidaría  del tamaño, dimensiones corporales, el rostro ovalado, y rasgos faciales delicados. Ese par de ojos negros eran suficientes para hacer que la gente pensara que él era un hombre.
“Ilegalmente vender esclavos de manera privada e incluso arrestar a gente común por la fuerza para venderlos, ¿acaso no tiene una conciencia, señor feudal?”
Cuando terminó de hablar en ese tono tan frío como el hielo, el rostro de todos cambió drásticamente; y el hombre gordo… no, ahora deberíamos llamarlo el señor feudal, su rostro estaba tan blanco como el papel. Trató de defenderse vigorosamente pero solo logró decir, “¿Q-quién eres? ¡No intentes calumniarnos! ¡Solo estamos reunidos aquí para intercambiar esclavos que ya tenemos entre nosotros!”
Los esclavos comenzaron a hacer alboroto, refutando al señor feudal diciendo:
“¡Claro que no!”
“¡No somos esclavos!”
“¡Nos secuestraron y trajeron aquí!”
El señor feudal inmediatamente exclamó, “Hay muchos aristócratas presentes aquí, y yo de hecho soy el señor feudal de esta ciudad. ¿Vas a creer lo que nosotros decimos, o prefieres ridículamente escuchar las palabras de estos simples peones?”
Capa Roja simplemente no le prestó atención. Apuntó a Silvester y dijo, “Tú, dinos qué ha sucedido hasta ahora.”
Al atestiguar esta situación, Cale estaba completamente sorprendido. Ya tenía más o menos una idea de lo que estaba sucediendo y sus ojos ya no tenían rastro de odio mientras miraba a Silvester. En su lugar, había un rastro de diversión en su expresión… Un agente encubierto tan inútil de verdad no es algo que se ve todos los días.
Silvester habló, brillando con confianza, “¡Ellos han capturado gente que no quería ser vendida para subastarla como esclavos!”
La expresión en la cara del señor feudal era tan horrible que no podía empeorar más. Sin embargo, continuó tratando de poner una sonrisa mientras decía, “Ese esclavo en realidad es muy desobediente y es por eso que su dueño lo trajo para cambiarlo por alguien más obediente—”
“Él es mío.” Capa Roja lo interrumpió en media oración, “¡Pero ustedes lo capturaron e hicieron que tenga que buscarlo por dos días enteros!”
El señor feudal estaba pasmado. Gruñó, “¡Así que esto es un descarado intento para llevarte a un esclavo gratis!”
Capa Roja ignoró esa acusación y se giró hacia Silvester. Le dijo en un tono comandante, “¡Saca tu insignia y deja que todos la vean!”
¿Insignia? Silvester le miró en blanco, pero como solo tenía una insignia con él, la sacó del bolsillo más profundo de sus ropas de inmediato, y ¡esa era la insignia de la rosa blanca del trovador imperial!
Todos estaban atónitos y solo podían mirar a la insignia de la rosa blanca. Por un momento, nadie se atrevía a creer que la insignia de la rosa blanca del Sagrado Rey fuera a aparecer en un lugar como este.
El señor feudal estaba parado justo al lado de Silvester, así que él era quien podía ver con más claridad. El bordado en la insignia de la rosa era tan magnificente y elegante que no parecía ser falsa en absoluto.
Ahora que lo pienso, cuando fui capturado, podía haber sido liberado si solo sacaba esta insignia, ¿verdad? Mientras miraba cómo las expresiones de los presentes cambiaban de asombro a terror, Silvester de repente sintió que él tal vez era un poco estúpido.
En ese momento, el señor feudal se dio cuenta de que era imposible seguir alegando inocencia. Escaneando rápidamente, vio que todo el público estaba buscando en todas direcciones una salida, como si quisieran escapar. Después de todo, si alguno de ellos logra escapar, nadie podría acusarlos de algún crimen. Al final, ¡solo el señor feudal no tenía a dónde escapar!
El señor feudal se dio la vuelta hacia el capitán de los guardias de la ciudad y gritó, “Si el Sagrado Rey escucha sobre esto, ¡estamos muertos! Solo es una persona, ¡así que matarlo resolverá todo! ¡Guardias, ataquen!”
Si lo mantaban, todos los presentes no tendrían otra opción más que encubrir el crimen. El señor feudal pensó que este era el plan perfecto, si ellos iban a sobrevivir, iban a sobrevivir juntos. Si iban a caer en desgracia, iban a caer juntos.
Comprar esclavos era una cosa. Pero ver cómo uno de los hombres del Sagrado Rey moría sin hacer nada era una cosa completamente diferente. Siempre y cuando las dos personas involucradas con la insignia fuesen a morir, ¡nadie en esta habitación estaría libre del crimen!
El capitán de los guardias tenía la boca abierta y no sabía qué hacer. Por ayudar a capturar gente y enviarlas para que sean vendidas como esclavos él ganaba una buena comisión, así que era más que feliz al hacer eso. Sin embargo, definitivamente no tenía las agallas para matar a alguien que poseía la insignia de la rosa blanca.
“¡Dije que ataquen!” La boca del señor feudal se deformó por la rabia. Furiosamente reprendió al capitán de los guardias, “Si logran salir de aquí, ¡ya no podremos vivir más! ¡Será pena de muerte para todos!”
Pena de muerte… Al escuchar esas tres palabras, el capitán de los guardias se armó de valor. Si lo mato, probablemente muera. Si no lo mato, también moriré… ¡Es mejor arriesgar mi vida!
El capitán de los guardias se giró para gritar a sus subordinados, “¡¿Escucharon eso?! ¡Apresúrense y no dejen que nadie escape!”
En ese momento, Cale corrió hacia Silvester y lo empujó fuera del podio. Luego gritó a los esclavos, “¡Rápido, protejan a los dos! ¡Si mueren, a nosotros también nos silenciarán!”
Evidentemente, los esclavos le eran muy obedientes a Cale. Cuando lo escucharon hablar, cada uno de ellos se juntó desesperadamente para esconder a Silvester. Sin embargo, como Capa Roja estaba muy lejos y los guardias de la ciudad ya habían corrido hacia él, todos solo podían ver impotentemente como tantas espadas se dirigían hacia la dirección de Capa Roja.
Cale estaba tan preocupado que casi deja de respirar, pero cuando se dio la vuelta para ver, notó que Silvester inesperadamente no estaba preocupado para nada e incluso tenía una expresión emocionada en su cara, como si estuviera esperando con muchas ganas algo que estaba por suceder… Aunque Cale estaba sudando como cerdo rostizado, podía entender una cosa, y eso era que el hombre de la capa roja tal vez no era fácil de vencer.
¡Rápido! ¡Rápido ataquen! ¡Sin duda Capa Roja los golpeará hasta que dejarlos como una masa amorfa! Silvester estaba tan feliz de que los guardias de la ciudad fueran a encontrarse con ese trágico destino ¡que casi abría su boca para animar!
Una espada estaba a punto de cortar la cabeza de Capa Roja. Sin embargo, ni siquiera se molestó en mirar y estiró su mano para agarrar la mano del guardia que sostenía la espada. Luego procedió a usar su otra mano para golpear el estómago del guardia. Todo fue tan rápido que el puñetazo fue prácticamente invisible, y el perpetrador ya había dado un salto hacia atrás antes de que alguien siquiera lo notara.
Aunque había varias decenas de oponentes con cada uno de ellos portando una espada, Capa Roja no parecía preocupado en absoluto. Si alguien intentaba atacarlo, le daba un puñetazo para mandarlo a volar, como si hacer eso fuera tan fácil como beber un sorbo de agua.
Mientras Cale miraba esto, sintió cómo sus ojos estaban a punto de salirse. ¿Qué clase de fuerza es esta?
“Qué…”
Cale miró desde las esquinas de sus ojos a Silvester. Más o menos ya tenía en mente lo que Silvester iba a decir. Qué habilidad tan grandiosa, qué movimiento tan milagroso, qué cantidad de fuerza tan inimaginable, o algo parecido, ¿verdad?
“¡Que forma de pelear más aburrida!” Silvester dijo en un tono bastante decepcionado.
Él pensaba que podría atestiguar la gran fuerza de Capa Roja y poderes divinos. Con su espada tan veloz como un rayo, cada corte que haría provocaría un sonido de “shua shua shua” y mandaría a la gente a volar, y finalmente haría explotar su increíblemente poderoso frenesí que haría retumbar el cuarto y destruiría toda la casa… Pero al final, a Capa Roja no le importaba el orgullo de los guardias y se encargó de la batalla a puño limpio, y ni siquiera había algún tipo de truco. Simplemente agarraba la mano de su enemigo que sostenía la espada y los mandaba a volar de un puñetazo. Era extremadamente aburrido.
“¿Aburrido?” Cale no podía creer lo que escuchaba y dijo, “¿No has entendido bien? Su estilo de pelea es simple y efectivo. ¡Básicamente es una técnica asesina!”
“¿Técnica asesina?” Silvester preguntó con curiosidad.
Cale asintió y dijo, “Si hubiera armas en sus manos, y en vez de usar sus puños golpearía con su arma, ¡cada golpe de esa arma mataría a alguien! Esa persona es parte del ejército del reino, ¿verdad?”
¡Por supuesto que sí! ¡Y también tiene el rango más alto de toda la milicia! ¡Después de todo, Capa Roja es la Reina Guerrera que guió a un ejército para derrotar a la raza demonio!
Siendo el único que conocía la verdadera identidad de Capa Roja, Silvester sintió orgullo sin fin en su corazón. Ya había olvidado hace mucho tiempo que Capa Roja nunca había admitido ser la Reina Guerrera.
Para cuando Capa Roja ya había enviado a volar al quinto o sexto guardia —y esto fue solo en el transcurso de unos cuantos segundos— los otros guardias ya no se atrevieron a atacar. Incluso los guardias que estaban atacando a los esclavos se detuvieron, como si tuvieran miedo de que cualquier daño a los esclavos provocaría la ira del tipo aterrador que acababa de derrotar a cada guardia con solo un puñetazo.
Mientras todos estaban en silencio mirando a Capa Roja, nadie se atrevió a moverse ni un centímetro, Capa Roja gritó algo que nadie esperó.
“¡Trovador, vámonos!”
Silvester lo miró en blanco. ¿Nos vamos ahora? ¿Pero cómo es posible? Tenía tantas ganas de…
▼♦♦♦♦♦♦♦♦♦▼
Capa Roja lucía furioso mientras se dirigía directamente al señor feudal y le gritó, “¡Soy la Reina Guerrera! Qué atrevido eres para osar ponerme un dedo encima.”
Al escuchar esto, el señor feudal estaba tan asustado que cayó sobre sus rodillas y lloriqueó, “Tú… No, ¿usted es la Reina Guerrera? ¿La famosa Reina Guerrera que nos ha defendido de la raza demonio?”
Capa Roja… No, ahora deberíamos llamarla la Reina Guerrera. Ella se rio fríamente y dijo, “¡Esa soy yo!”
El señor feudal chilló, “Me atreví a ordenar que atacaran a la Reina Guerrera… ¡Mi pecado solo puede ser pagado después de morir mil veces!” Luego se desmayó y cayó al suelo.
La Reina Guerrera miró con desprecio al señor feudal, y luego se giró hacia Silvester. La expresión en su rostro era más gentil ahora, e incluso cambió su tono a uno más cálido mientras hablaba. “Silvester, es gracias a ti que arriesgaste tu vida para regresar como agente encubierto que pudimos arrestarlo con las manos en la masa. O si no, el señor feudal pudo haber escapado.”
“¡No fue nada!” Silvester sonrió humildemente y dijo de forma incomparablemente elegante, “Ni lo menciones, fue algo tan sencillo. Si es una petición de la Reina Guerrera, yo me armaré con tanta valentía que atravesaría despiadadas flamas y violentos ríos. Yo, Silvester, absolutamente nunca rechazaré ninguna…”
▼♦♦♦♦♦♦♦♦♦▼
“¡Ahh auu auu! ¡Duele, duele, duele mucho!”
Cuando Silvester volvió en sí, Capa Roja bajó su mano. Por su expresión y postura, parecía como si no hubiera hecho nada, como si nunca hubiera pellizcado el cachete de nadie.
“¿Por qué me pellizcaste?” Silvester estaba tan agraviado que dos lágrimas cayeron de sus ojos, y sentía que su cachete estaba por caerse.
“Es hora de marcharnos. Alguien vendrá a limpiar esto después.” Y por supuesto, Capa Roja no diría la verdadera razón, y esa era que su expresión la provocaba a golpearlo. Simplemente lo miró y dijo, “Puedes quedarte aquí si quieres.”
“¡N-no! ¡Voy contigo!” Silvester habló rápidamente. De verdad tenía miedo de que Capa Roja lo abandonara y se fuera sin él. Realmente no sabía cuántos años le tomaría volverla a encontrar.
¡Ah cierto! Silvester se dio la vuelta para ver a Cale. No importa cuánto lo pensara, no sabía qué decirle a esta persona. Al final, simplemente dijo, “¡Adiós Cale, nos vemos luego!”
Cale miró fijamente a Silvester, de repente se dio la vuelta y comenzó a correr, escapando mucho más rápido que Capa Roja y Silvester.
En ese instante, se escuchó algo que sonaba a pasos uniformados desde afuera. No parecían los pasos de personas civiles en lo absoluto.
Capa Roja levantó a Silvester con una mano y luego saltó por la ventana para escapar en un parpadeo.
En ese momento, el resto de las personas volvieron en sus sentidos y también quisieron escapar, pero era demasiado tarde. La puerta del frente fue abierta de una patada y…
“¡El Escuadrón para el Cumplimiento de la Ley está aquí para encargarse de esto! ¡Nadie tiene permitido moverse, y cualquiera que se atreva a escapar será asesinado de inmediato!”




Traducción al español: Ishtar


2 comentarios:

  1. un nuevo capítulo! pero que espléndido de tu parte, gracias XD
    Tengo mucha curiosidad por ver de que forma irá ahora la historia

    ResponderEliminar