Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

sábado, 19 de marzo de 2016

Cap. 2: Luz y Sombra Parte 2

El secreto de Capa Roja:



Después de casi un año... tenemos el capítulo dos de Mujer Guerrera...
La Leyenda del Caballero Sol saldrá cada 2-3 semanas, Mujer Guerrera será quincenal (los capítulos son cortos). Esta vez es verdad.... ya tengo los capítulos.... solo me falta corregir todas mis incoherencias... no aprendí español en una escuela... así que mis incoherencias son muchas... u.u
-Ishtar


Novela original en chino por: 御我 (Yu Wo)
-Mujer Guerrera-﴿
Prólogo 1: La Luz y La Sombra


Capítulo 2:

La Luz y la Sombra - Parte 2



A la mañana siguiente, Capa Roja bajó las escaleras sin prisa alguna. En la planta baja, no había mucha gente ni mucho ruido. El precio de esa posada era considerado un poco más elevado de lo normal, así que aventureros ordinarios no podían hospedarse ahí. De hecho quienes se alojaban ahí en su mayor parte eran comerciantes. A comparación de los aventureros a quienes les encanta gritar en voz alta, los comerciantes normalmente mantienen un perfil bajo y no causan problemas voluntariamente. Además, ellos no le prestarían atención especial a alguien que le guste usar una capa roja, y no querrían simplemente ir a levantar su capa para ver qué había debajo.

Esta era la principal razón por la que Capa Roja a pesar de ser un aventurero, había elegido hospedarse en esa posada.
Se sentó en frente de una mesa vacía, y mientras comía las raciones secas que trajo con él pensaba en qué debería hacer primero. Ya había utilizado el dinero que tenía, así que necesitaba cumplir una misión para ganar dinero. De no ser así, si fuera a viajar muy lejos en el futuro, no tendría suficiente dinero para comprar comida seca y equipo básico. Por otra parte…


De repente dejó de contemplar y comer, y se concentró en escuchar lo que la gente sentada en la mesa del lado estaba diciendo. Tres comerciantes estaban sentados ahí, y estaban hablando entre ellos en susurros. Sus expresiones eran bastante similares, todos fruncían el ceño y parecían preocupados. Y comenzaron a intercambiar información.
“¿No creen que los impuestos para entrar a esta ciudad están demasiado elevados? El año pasado, para meter un carruaje lleno de mercancía ¿no solo necesitábamos pagar veinte monedas de plata? ¡Ahora el coste incluso subió a una moneda de oro! N-ni el impuesto para entrar a la capital es tan caro. Si fuera mercadería barata, todo el carruaje podría ser comprado por una moneda de oro.”
“Creo que ya no vendré a esta ciudad de nuevo. Prefiero apresurar mi viaje un poco y descansar en el siguiente pueblo.”
“Deja de soñar. Justo vengo del otro pueblo, y el impuesto también acaba de aumentar. Por cada carruaje de mercancía tienes que pagar ochenta monedas de plata.”
“¿Qué?”
Las caras de todos los comerciantes se preocuparon y compartieron miradas. Uno de ellos no pudo evitar quejarse en voz baja, “¡Parece que los señores feudales de las ciudades de por aquí son muy unidos!”
Otro comerciante, al parecer el mayor del grupo, rápidamente susurró, “Ya no hablen de eso. A comparación a cómo era antes, al menos ahora podemos vivir nuestros días cómodamente. ¡Alabado sea el Sagrado Rey!”
Los otros de inmediato repitieron la alabanza, “Alabado sea el Sagrado Rey.” Sin embargo, después de decir eso los comerciantes continuaron frunciendo el ceño sin ánimos de seguir la charla. Terminaron de comer rápidamente y luego se fueron a encargar de sus propios asuntos.
En ese momento, Capa Roja continuó comiendo sus raciones, ya no pensaba acerca de qué hacer primero, de hecho comenzó a pensar sobre este país— el Reino de la Sagrada Luz.
El Sagrado Rey… su verdadero nombre de hecho era Lancelot Ornister. Hablando lógicamente, lo deberían llamar Rey Lancelot o Rey Ornister. Sin embargo, para expresar veneración hacia él, los ciudadanos lo llaman el Sagrado Rey.
El rey Lancelot formalmente estabilizó el reino en el primer año del Calendario Sagrado. Sin embargo, no fue hasta el tercer año del Calendario Sagrado que pudo unificar al continente entero. Ahora, el duodécimo año del Calendario Sagrado ni siquiera ha terminado ¿pero ya están apareciendo señores feudales corruptos?
¿O tal vez Capa Roja pide demasiado?
Este lugar estaba muy alejado de la capital. El corto periodo de nueve años de reinado no debió de ser suficiente para que el rey Lancelot controle todo dentro del reino. Sin mencionar que durante esos nueve años ha ocurrido una invasión por parte de otro reino, y tuvieron que pelear una guerra de un año y ocho meses.
Después de una larga era de caos, él solo ha estado en el poder por nueve años y durante ese tiempo incluso hubo una guerra de dos años. A pesar de todo eso se las arregló para que los ciudadanos puedan vivir bien y no les falte comida ni ropa. No importa lo que digan, esto es una hazaña increíble y por eso los ciudadanos tienen en gran estima al Sagrado Rey.
“Tú… ¡El de la capa roja!”
Al escuchar eso, Capa Roja se dio la vuelta. Como era de esperarse vio al trovador, al único conocido que tenía en ese lugar. El trovador estaba bajando las gradas.
¿Eh? Capa Roja miró al trovador de pies a cabeza. El día anterior, el trovador tenía la cara tan hinchada que parecía un pedazo de pan, pero ahora la hinchazón había reducido más de la mitad. Lo único que quedaba era un gran chichón en su frente y unos cuantos moretones diseminados.
“Tus heridas sí que sanan rápido.” Estaba un poco sorprendido.
Al escuchar esas palabras, el trovador dijo orgullosamente, “¿Y bien? Ya no parezco un pedazo de pan, ¿verdad?”
“Es verdad.” Capa Roja dijo con indiferencia.
“¿Sabes por qué me recupero tan rápido? No sabes, ¿verdad?” El trovador comenzó a sonreír tontamente, como si tener un secreto que Capa Roja no conociera fuera una victoria sin precedentes.
Sin embargo Capa Roja no le respondió. Solo continuó masticando en silencio su comida seca. Era verdad que eso le pareció extraño, pero no tenía intenciones de preguntarle la razón. Todos los aventureros tienen sus secretos, y mientras menos de ellos te enteres menos peligro corres al aventurarte. Esto era conocimiento general que todo aventurero con experiencia poseía.
Aunque el trovador lucía en conflicto,  continuó hablando sin parar, “¿Quieres que te diga? Esto es un secreto, pero como me tratas tan bien, no decirte sería ser malagradecido con quien me ayuda… si realmente quieres saber, ¡entonces te lo contaré! ¿Quieres saber? Sí quieres ¿verdad?”
Este chico… ¡¿acaso no hablar lo mataría?! Un poco molesto, Capa Roja le gritó, “¡Si quieres decirlo, solo dilo! ¡Si sigues hablando estupideces te ayudaré a volver al estado en el que te encontrabas ayer!”
A pesar de escuchar eso, el trovador no solo no se molestó, incluso reveló una expresión bastante satisfecha. Conmovido dijo, “¡Sabía que tenías muchas ganas de saber este secreto!”
¡Este chico no tiene esperanza! Capa Roja puso su mano sobre su frente, sintiendo que iba a tener un dolor de cabeza. Profundamente se arrepentía de haberse molestado en hablar a este tipo. Debió dejar que viviera de su aceite para cabello, y así su vida sería más pacífica y silenciosa.
El trovador sonrió misteriosamente y dijo, “Si digo que esto es la bendición de Dios, ¿me creerías?”
“¿Dios?”
Por el tono de Capa Roja, se podría decir que encontraba eso muy extraño. Más que sentirse sorprendido porque el trovador usó la palabra “dios”, no podía soportar que el trovador haya dicho algo tan general sin una explicación. Un poco impaciente preguntó, “Cuando dices ‘dios’ ¿a qué te refieres exactamente?”
El poeta dijo con mucha seguridad, “Dios obviamente es esa cosita pequeña suave, que puedes apachurrar y dar diferentes formas como si fuera una masa, y que rebota por todos lados.”
Capa Roja se quedó en silencio por un momento antes de decir indiferentemente, “Suena más a esa criatura parecida al moco que se llama limo y se arrastra por el bosque. No a Dios.”
“¡Oh!” El trovador parecía confundido y dijo, “Ahora que lo dices, ¡son muy similares! Pero los limos son verdes ¡y Dios es de color dorado! Quién sabe… ¿Tal vez es el Dios de los Limos?”
Si lo pones así, ¡no me digas que tú eres un limo también!
“Incluso si tus heridas han sanado no andes por ahí sin rumbo. Si los guardias te ven, las cosas no terminarán bien para ti.”
Capa Roja se esforzó mucho para reprimir su impulso de mandar a volar a este trovador idiota de un puñetazo, y cambió el tema sobre el dios de los limos… Si continuaban hablando acerca de ese tema, de verdad le habría dado una paliza violenta al trovador a pesar de que no le gusta abusar de los débiles.
A cambio, el trovador reveló una expresión preocupada. Casi llorando dijo, “Umm… ¡A pesar de eso, no puedo hacer lo que me dices! Aún tengo que cantar la Balada de la Reina Guerrera por un día más, así que debo salir.”
Capa Roja frunció el ceño, recordando la extraña regla que el trovador había mencionado antes, sobre que tiene que cantar la Balada de la Reina Guerrera por tres días cada vez que llega a un lugar nuevo. Nunca le preguntó la razón, así que solo le preguntó sin mucha importancia, “¿No puedes saltarte ni siquiera un día?”
El trovador impotentemente dijo, “No puedo. Mi maestro dijo que si quería que él me admita como su aprendiz, tenía que aceptar una condición. Y la condición es que cuando me convierta en un trovador digno, cada vez que visite un lugar nuevo, debo cantar la Balada de la Reina Guerrera por tres días. Esta regla es muy estricta, y mi maestro… él de hecho es— ¡es un trovador asombroso!”
Parece que, incluso si no le preguntaba nada él igual revelaría todo por su propia cuenta… Al ver sus ojos llenos de anticipación que decían “aunque no digas nada, igual te lo contaré”, Capa Roja sintió que estaba por sufrir otro dolor de cabeza. Así que solo podía hacer lo que el trovador quería y le preguntó, “¿Quién es tu maestro?”
Al escuchar eso, los ojos llenos de anticipación del trovador desaparecieron de inmediato. Fingió toser fuertemente un par de veces, y luego levantó la quijada. Comportándose extremadamente orgulloso dijo su respuesta, “Lorenzo Louis.”
“¿El trovador de apodo LL?”
Al escuchar ese nombre, Capa Roja de verdad fue tomado por sorpresa. Se rió y luego dijo con un tono leve de escepticismo, “LL sirve al Sagrado Rey, él es el trovador imperial.”
“Solía serlo. Pero cuando la Reina Guerrera se casó con el Sagrado Rey, dejó la Ciudad Santa.” Complementó el trovador.
Al parecer la sonrisa en el rostro de Capa Roja era un poco sombría mientras decía, “¿El aprendiz del trovador imperial ha sido reducido a un estado en el que es golpeado por los guardias de la ciudad hasta que su cara parezca la de un chancho? ¿Piensas que te voy a creer?”
El trovador silenciosamente sacó de su bolsillo una insignia. La insignia fue tejida con hilos dorados y blancos, tenía la forma de una rosa blanca. Al centro de la rosa, en la parte dorada  había un laúd. El laúd fue especialmente diseñado para lucir como una L.
Como todos saben, la rosa blanca es el emblema del Sagrado Rey. Todas las personas que tienen una insignia con una rosa blanca son subordinados directos del Sagrado Rey. Además, con solo ver el objeto bordado en el centro de la rosa se podía deducir la profesión de ese subordinado.
“Mi maestro dijo que no quería este objeto de todas formas, así que me la dio. Me dijo que si me faltaba dinero en mi viaje la podía vender. Traté de venderla en el pasado, pero cuando el comprador veía que era una insignia con una rosa blanca, se rehusaba a comprarla.”
Por supuesto que no la compraría. Es la insignia de la rosa blanca que el Sagrado Rey entrega en persona. Todas las personas que la tienen son personajes de renombre. ¿Quién se atrevería a comprar y guardar una insignia así?
Sin embargo, incluso si el trovador tenía esa insignia, Capa Roja no fue convencido. Dijo, “Esto no prueba nada, él siempre pierde sus cosas.”
El trovador se quedó pasmado por un momento. Sospechoso preguntó, “¿Qué dijiste?”
Capa Roja se quedó en silencio por un momento antes de decir indiferente, “Dije que la gente siempre pierde sus cosas, así que tal vez la recogiste de algún lado.”
“¡Es verdad que mi maestro me la dio!”
El trovador estaba extremadamente ansioso, pero ni él mismo sabía cómo convencer a Capa Roja… Su maestro de verdad era un experto en perder las cosas. Si alguien tuviera un objeto de su maestro y viniera a decirle que él también es aprendiz de LL, incluso el mismo trovador sospecharía que ese objeto fue recogido de cualquier lado.
“Si tú lo dices, entonces es así.” Por el tono de Capa Roja no se podía decir si le creyó o si lo reconoció como el aprendiz de LL. Solo dijo algo sin sentido y regresó al tema principal. “Bajo este tipo de circunstancias, tu maestro te perdonará por no haber cantado un día. Y creo que tampoco querría verte ser golpeado hasta quedar al borde de la muerte.”
“No, no me perdonaría.”
El trovador estaba inesperadamente calmado mientras decía, “Solo me regañaría diciendo, ‘Pensar que aquella vez, con solo cinco mil hombres la Reina Guerrera logró defendernos de la invasión del ejército endemoniado de cincuenta mil soldados, a las afueras del Valle de las Cuchillas Sangrientas. Ella incluso los mantuvo ahí por nada menos de tres meses. Y tú, por otra parte, ni siquiera puedes lograr simplemente cantar la Balada de la Reina Guerrera por tres días. ¿Por qué no solo vas y te golpeas la cabeza contra la estatua de la Reina Guerrera y te mueres de una vez?’”
“Tu maestro está equivocado.” Capa Roja dijo tranquilamente, “Compararte con la Reina Guerrera es como golpear una roca con una tajada de pan. Desde un principio no es justo.”
El trovador lucía como si estuviera a punto de llorar mientras decía desconsoladamente, “Tú eres más malo que mi maestro…”
En ese momento, Capa Roja tragó su última porción de comida seca. Con un movimiento de su capa se paró y solo dijo, “¡Vamos!”
“¿A dónde?” El trovador levantó su cabeza para mirarlo en confusión.
Capa Roja le dijo despreocupado, “¿Acaso no vas a cantar? Coincidentemente también quiero escuchar una canción, así que vamos juntos.”
Al escuchar eso los azules ojos del trovador automáticamente brillaron con esperanza.
¡Capa Roja debe ser muy fuerte!
Esto no era intuición, era una conclusión. Una persona que viste una capa roja tan llamativa solo podía ser dos cosas: un aventurero novato imprudente, ¡o una persona tan fuerte que puede resolver cualquier tipo de problemas!
A juzgar por las acciones de Capa Roja hasta ahora, él definitivamente no era un aventurero novato.
Pero antes de que el trovador pueda siquiera decir media palabra, Capa Roja lo interrumpió inmediatamente diciendo con frialdad, “Si dices palabras ampulosas de nuevo, voy a usar un método más directo para que no puedas salir hoy— Te daré una paliza tan fuerte que solo podrás quedarte tirado en la cama y así no saldrás a cantar.”
“¿Palabras ampulosas?” El trovador de inmediato gritó sorprendido. “¿Cómo sería posible que yo diga palabras ampulosas? Nunca he dicho palabras redundantes en mi vida. Puedes quedarte tranquilo ¡ya que soy un trovador! Ser exorbitantemente concreto con mi manera de hablar es mi especialidad. Te certifico que cada oración que emito es tan elegante como el canto de las aves y tan claro como el agua de manantial…”
Al escuchar eso, Capa Roja jaló al trovador por el cuello con una mano y lo levantó del suelo, forzándolo de estar sentado a estar suspendido en medio del aire.
El trovador cerró la boca y pestañeó inocentemente. No se atrevió a mover ni un músculo y no tenía ni idea del porqué Capa Roja estaba enojado de nuevo… Pero pensándolo de nuevo, su fuerza es muy impresionante. ¡De verdad es una persona fuerte!
Si está con Capa Roja, definitivamente no será golpeado hasta parecer un trozo de pan por los guardias… Siempre y cuando Capa Roja pudiera controlar su furia y lo dejara vivir para ir a cantar.
Capa Roja lo mantuvo en esa posición por un tiempo. No se sabe si fue porque estaba tratando de controlar su ira, o si estaba considerando qué parte comenzar a golpear. Ese momento duró hasta que varios camareros de la posada se acercaron. Debido a que no quería hablarles, Capa Roja bajó al trovador, se dio la vuelta y les dijo, “Está bien.”
Capa Roja giró y bajó su cabeza. El trovador vio un par de ojos negros que irradiaban un aura asesina y severa por debajo de la capucha de su capa. Capa Roja le gruñó al trovador palabra por palabra, “¡Aparte de ‘Sí’ y ‘No’ el resto son palabras ampulosas!”
Después de gruñirle al trovador, Capa Roja salió de la posada sin siquiera mirar atrás. Al ver la sombra de Capa Roja, el trovador pasmado murmuró, “Como dos flamas puramente negras.” Luego, se paró inmediatamente y corrió detrás de Capa Roja.
Después de alcanzar a Capa Roja, redujo su velocidad para caminar a su lado. Aunque estaban muy lejos de la taberna, él ya comenzó a cantar suavemente.
El tiempo pasa, el cantor ambulante, mira a la distancia, recordando el pasado…
Oh cantor, tus  labios siempre están elevados en una sonrisa
Oh cantor, tus ojos tienen esa mirada que atraviesa a la gente
Oh cantor, quien es tan distante
¿Qué es lo que miras exactamente?
El cantor en voz baja canta
Sin importar la lejanía
Mis ojos todavía miran a esa mujer de la leyenda
Oh Reina Guerrera,
¿Será que el Sagrado Rey y Sagrada Reina han matado tu corazón?
Oh Reina Guerrera,
¿Será que las flamas negro puro de tus ojos solo arden en batalla y no de pasión?
Oh Reina Guerrera
¿Qué es lo que tus fríos ojos miran exactamente?


Traducido al Español: Ishtar

4 comentarios:

  1. oh vaya, no me esperaba esto, me ha tomado por sorpresa... Muchas gracias *-*

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Me has alegrado el día

    ResponderEliminar