Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

miércoles, 8 de abril de 2015

Cap. 1: Luz y Sombra Parte 1

Hola a todos primeramente quiero decir, que voy a continuar esta novela desde ahora, no es muy larga así que tal vez la termine antes que el Caballero Sol, ja. Si son nuevos, probablemente querrán leer el 'La Leyenda del Caballero Sol' primero.
Y en otras grandes noticias, Leeris escribió un hermoso fanfic continuando la serie de historias sobre "Todo el Continente Sabe", este capítulo tiene algo que ver con esta novela, así que no se lo pierdan. Pueden leerlo AQUÍ
-Ishtar

◄Prólogo ▌Lista de Capítulos ▌Capítulo 2►

Novela original en chino por: 御我 (Yu Wo)
-Mujer Guerrera-﴿
Prólogo 1: La Luz y La Sombra

Capítulo 1:

La Luz y la Sombra - Parte 1


“¡Realmente eres una buena persona!”

El trovador nómada felizmente inspeccionó su habitación. ¡Así es! Era una habitación para él solo. No había esperado que el extraño de Capa Roja no solamente lo fuera acoger sino que también lo ayudó a registrase en otra habitación. Inicialmente, él había sentido que ¡incluso dormir en el piso hubiera sido lo suficiente mente bueno! Pero ahora estaba seguro de que hoy tenía muy buena suerte.

“... Sigue balbuceando y te mato con mi cuchilla.”


El trovador exclamó en sorpresa, “¿Eh? ¿Usas una cuchilla? ¡Normalmente todos quieren usar una ‘espada’ para cortarme en pedazos!”

Parece que este tipo frecuentemente hace enojar a las personas. Capa Roja no sabía si reír o llorar.

“Ya que me trataste tan bien, ¡te cantaré la Balda de la Reina Guerrera sólo para ti una vez más como canto de cuna antes de que te vayas a dormir!”

“No es necesario...”

Sin embargo, el trovador ya había abierto su boca y comenzó a cantar lentamente la Balda de la Reina Guerrera el cual tenía una melodía melancólica. “Reina Guerrera, ese es su título...

Como ya ha comenzado a cantar, Capa Roja también dejó de protestar. Simplemente se quedó sentado en los costados de la cama, escuchando en silencio esa canción que era tan tranquila como agua estancada.

¡Jiji! Sabía que a esta persona le gustaba la Balada de la Reina Guerrera. ¡Parece que me proveerán las tres comidas del día por los siguientes tres días! El trovador suspiró deleitado en su corazón.

¡Ah! ¡Seguramente, el destino está a mi favor en este momento!

▼♦♦♦♦♦♦♦♦♦▼

Había evidencia que confirmaba que Capa Roja era, como de esperarse, un hospedador generoso. No sólo le proveyó tres comidas, ni siquiera se molestó cuando el trovador ordenó adicionalmente un vino caro junto con su comida. Al parecer no tenía mucha noción sobre el dinero.

Una moneda de plata por una copa de vino. Incluso algunos nobles no podrían costearse una bebida a estos precios. Sin embargo. Cuando el trovador preguntó si podía pedir otra copa de vino, Capa Roja simplemente respondió, “Haz lo que quieras.”

¡Definitivamente él es alguien muy rico! Y así el trovador decidió pegarse a él como sanguijuela hasta la muerte.

“¡Realmente coges todo el brazo cuando se te da la mano!” Capa Roja miró al vino en la mano del trovador, pero como era usual usó un tono despreocupado al decir, “¿Supongo que querrás postre después de esto?”

“¡Ah!” El trovador suspiró sobre el buen vino, y respondió educadamente, “De hecho no hay necesidad de eso. No estoy interesado en el postre.”

Capa Roja apoyó su espalda contra la silla y dijo en un tono calmado, “Eso es muy extraño, pensé que te gustaban mucho los postres.”

“¿Por qué piensas eso?” El trovador preguntó con cautela.

“Porque la impresión que das es como la de una tajada de pastel.”

El trovador sonrió dulcemente, “Oh, ¿estás diciendo que soy tan dulce y hermoso como un pastel?”

Capa Roja dejó salir un rápido ‘Ja’ y respondió, “Eres igualito a una tajada de pastel, pura apariencia sin nada de esencia. Comer una manzana es mejor.”

“Esto es todo un malentendido. Es verdad que mi apariencia es muy llamativa, pero también soy alguien en quien puedes depender.” El trovador protestó fuertemente.

Sin rastro de cortesía, Capa Roja le reprendió, “¡Un chico que gasta todo su dinero en aceite para el cabello hasta llegar al punto donde no tiene dinero para su comida no se acerca en lo más mínimo a ‘alguien en quien puedes depender’!”

“Eso...” El rostro del trovador se tornó a una expresión de sufrimiento, ese ejemplo despiadado lo dejó absolutamente sin nada para responder.

Con nada para decir como respuesta, todo lo que podía hacer era frotar su nariz. De igual forma no podía hacerle nada a Capa Roja.

Los dos silenciosamente agacharon sus cabezas y comieron la comida de sus platos. Cuando Capa Roja ya casi terminaba de comer, miró hacia arriba para preguntar, “¿Todavía iras a la taberna a cantar la Balada de la Reina Guerrera? ¿Hoy es el segundo día?”

“¡Así es!” El trovador asintió su cabeza, y no pudo evitar preguntar por pura curiosidad, “¿Qué hay sobre ti? ¿Qué vas a hacer?”

“¡Voy a ir al Campamento de Aventureros para ver si hay alguna misión que pueda aceptar!” Capa Roja se encogió de hombros, diciendo, “Si no, entonces tendremos que pasar hambre.”

“... ¿Acaso no eres muy rico?” El trovador se congeló. ¿Cómo podría la realidad ser diferente a lo que había asumido?

Capa Roja casualmente sacó una billetera, la volteó hacia abajo produciendo un solo sonido de las monedas golpeando la mesa.

“¿Una moneda de oro y una moneda de plata?”

El trovador contó las monedas una y otra vez. El montó era tan simple que contarlo mal requeriría una especie de talento... ¡Cielos! Ni siquiera habían pagado por la comida todavía, ¡y justo ahora había ordenado una copa de vino que costaba una moneda de plata! Además, ellos habían comido dos platos de carne molida con fideos, dos tazones de sopa, dos rollos de pan y un plato de carne. Ninguno de estos platos era barato, y probablemente sumaban ¿otra moneda de plata? Si ese es el caso...

“¿Sólo nos quedan nueve monedas de plata?” El trovador gritó en alarma.

“Es a ‘mí’ a quien le queda nueve monedas de plata.” Capa Roja enfatizó claramente.

“La ha-habitación…” El trovador estaba en tanto pánico que comenzó a tartamudear.

“Tranquilo, pagué el costo de una semana por adelantado.” Capa Roja respondió muy consiente.

El trovador suspiró en alivio, complacido con el dinero que sobraba mientras palmeaba su pecho. “Entonces tener nueve monedas de plata es suficiente. Cantaré la Balada de la Reina Guerrera por dos días más, y después puedo empezar a ganar dinero.”

Luego le lanzó una mirada a Capa Roja sin poder resistir comentar, “Pero aun así, eres muy descuidado con el dinero. Ya que sólo te quedaba una moneda de oro y una de plata, ¿por qué me dejaste ordenar otra copa de vino? ¡Ahhhh! ¿No me digas que pagaste las dos habitaciones por toda una semana?”

Después de que Capa Roja asintiera confirmándole, el trovador lanzó ambas manos al cielo con una expresión de lamentación profunda en su rostro. Entonces agachó la cabeza y continuó murmurándose a sí mismo, “No había ninguna necesidad de pagar un cuarto extra. Hubiera estado bien que dos personas se acomodaran un poco en una habitación, ¿verdad? Es un gasto de dinero tan excesivo. Ahora no sé si el dueño de la posada siquiera estará dispuesto a devolvernos el dinero. Probablemente no lo haga... ¿Sabías que una moneda de oro de hecho es suficiente para que una familia viva cómodamente por más de medio año? Si es una familia que sabe manejar el dinero, incluso les alcanzaría para ocho o nueve meses. ¿Cómo puedes gastarlo todo así como así? Si fueras muy rico, entonces no importaría, pero ya estás sin dinero, ¡¿entonces por qué sigues siendo tan derrochador?! Aunque es difícil vivir mesuradamente después de estar acostumbrado a los lujos, ya que se está acabando tus fondos, tienes que aprender a ser más moderado con el dinero...”

“¿Por qué no ordenas otra copa de vino?” Capa Roja preguntó calmadamente.

“Claro que no, ¿cómo puedo seguir bebiendo vino? ¡Se nos va a acabar el dinero pronto!” El trovador estaba muy ansioso. Sólo había una moneda de oro y una de plata que les quedaba sobre la mesa... ¡No, de hecho sólo eran nueve monedas de plata!

“No digas eso. Nos conocimos ya sea por lo mejor o por lo peor, así que debemos tener una copa de vino de despedida.”

“¿Despedida?” Pasmado, el trovador preguntó en blanco, “¿Ah, pero yo no me estoy yendo? ¿No me digas que tú te estas yendo?”

“Yo sé que tú no te estás yendo, y yo tampoco me voy a ir.” Capa Roja terminó de hablar tranquilamente, luego de repente agarró el cuello de la camisa del trovador y le gritó ferozmente, “Pero si comienzas a quejarte de nuevo, entonces me temo que no podré resistirme de matarte con un golpe de mi espada y mandarte al inframundo!”

El trovador obedientemente cerró su boca. “¡Ya no me voy a quejar más, así que comamos!”

Capa Roja no contestó en lo absoluto.

“¿Vendrás a escuchar la canción?” El trovador todavía no pudo resistir hacer otra pregunta. Tener en la audiencia una persona a quien le gustaba escuchar la balada de la Reina Guerrera siempre era mejor que tener todo el lugar lleno de abucheos; aunque Capa Roja sea un tipo frío que probablemente no le aplauda.

“Veré si puedo ir después.” Capa Roja miró afuera de la puerta, diciendo, “Además voy a ir al gremio, todavía tengo otros asuntos de qué encargarme.”

El trovador no se atrevió a preguntar que iba a hacer Capa Roja, porque cuando Capa Roja habló, su voz había bajado bastantes tonos. Él estaba seguro de que se trataba de algo que definitivamente no haría feliz al oyente.

“Ya que no te marchas, yo me iré primero.”

Al mismo tiempo que hablaba, Capa Roja parecía lanzar una mirada al vino del trovador. La copa de vino todavía seguía llena en un tercio, pero no tenía intenciones de esperar a que el trovador lo termine lentamente. Empujó el plato en frente de él, se levantó de su asiento, y se dirigió a la puerta de la posada.

“¡Nos vemos luego!” Después de despedirse fuertemente de Capa Roja, el trovador continuó bebiendo su vino, pero cuando miró a las dos modernas brillantes sobre la mesa. Rápidamente se paró y gritó, “Espera, ¡no llevaste tu dinero!”

Capa Roja ni siquiera se volteó para mirarlo y respondió naturalmente, “¡Quédatelo como dinero para tu almuerzo!”

“Pero, ¿qué… hay sobre ti?”

La voz del trovador se hacía más y más despacio  mientras hablaba ya que Capa Roja ya se había marchado. Incluso si fuera a gritar de nuevo, Capa Roja no podría escucharlo.

¿Por qué es tan bueno conmigo? ¿De verdad será solamente por cantar la Balada de la Reina Guerrera?  El trovador se cuestionaba por cada acción de Capa Roja, pero aun así no podía llegar a una conclusión.

“¿Tal vez no es que está siendo bueno conmigo sino que su personalidad es la de alguien casual?”

Creyendo que ya lo tenía resuelto, el trovador llamó a una camarera para pagar la cuenta y luego le preguntó sobre tabernas cercanas en la que pueda cantar la Balada de la Reina Guerrera.

La noche era oscura, y la luna estaba en lo alto. Capa Roja regresó bastante tarde y fue a su propio cuarto solo, sin intenciones de saludar al trovador en el cuarto vecino.

Mientras se quitaba su capa, botas y otras cosas, miró a la lista de misiones en su mano. Mientras más miraba más le dolía la cabeza… Lo que le hacía doler la cabeza no era cómo completar las misiones sino el simple hecho de cómo llegar a sus destinos.

Al principio había usado el sol, la luna y las estrellas para guiarse en sus viajes, pero últimamente siempre había gente a su lado. Como ellos eran mejor que él con las direcciones, no tomó importancia a esta habilidad esencial para ir en aventuras. Nunca había pensado que tantos años después no habría nadie a su lado. ¡No poder ubicarse de repente se había vuelto en el más grande obstáculo de su vida de aventurero!

No mucho tiempo después, unos cuantos golpes tocaron su puerta.

“¿Quién es?” Capa Roja ni siquiera levantó su cabeza para preguntar.

“Soy yo…” Al decir esto, la persona detrás de la puerta de repente se dio cuenta de que él mismo no era muy familiar con la persona al otro lado de la puerta como para usar ‘yo’ como sustituto, así que rápidamente aclaró, “El trovador que canta la Balada de la Reina Guerrera.”

Capa Roja miró a su capa, sin estar seguro de ponérsela de nuevo una vez más, aunque sintió que no era necesario ya que no tenía ninguna intención en particular de esconder su apariencia. Se sintió un poco molesto mientras preguntaba casualmente, “¿Pasó algo?”

La otra persona tartamudeó un poco y preguntó, “¿T-tienes alguna medicina para curar heridas?”

“¿Medicina para curar heridas?” Capa Roja se rio. No puede ser que porque de verdad cantó la Balada de la Reina Guerrera, los fans del Sagrado Rey y Reina le dieron una paliza, ¿verdad?

Capa Roja dudó por un momento, pero terminó agarrando su capa y se la puso encima. Mientras buscaba en su equipaje medicina para heridas, le gritó, “Tengo un poco, entra.”

Capa Roja había encontrado la medicina justo cuando escuchó el sonido de la puerta abriéndose, así que se dio la vuelta para mirar…

“¿Qué le pasó a tu cara?” Dijo apenas lo vio, sorprendido.

El trovador tenía la nariz sangrienta y la cara hinchada. En comparación a su hermosa apariencia de esta mañana, casi parecía una persona completamente diferente. Si no fuera por la cabellera de cabello dorado y el hecho de que estaba usando la misma ropa, Capa Roja de verdad no lo hubiera reconocido. Su cara ya se ve tan mal ¿quién sabe que otras heridas graves esconderá bajo su ropa?

Pero pensando de nuevo, no importa cómo fueras a mirar al trovador, él no lucía como alguien que tendría conflictos con otros. Esto era deducible por todo lo que él aparentaba, desde su personalidad y profesión hasta sus posesiones que no servían para nada en combate. Prácticamente dejar que el trovador pelee era lo mismo que mandarlo a morir.

¿Cómo puede un trovador que prácticamente no tiene fuerza de combate para presumir, termina con una nariz sangrada y la cara toda hinchada luciendo como si hubiera pasado por una desesperante batalla? Incluso cantar la Balada de la Reina Guerrera no debería haber caudado que la gente lo golpee hasta dejarlo en este estado, ¿verdad?

“¿Podrías ayudarme a ponerme la medicina?” El trovador entró, vio la medicina para heridas en las manos de Capa Roja y suplicó, “También hay heridas en mi espalda, así que no puedo ponerme medicina yo solo.”

Al escuchar esto, Capa Roja frunció el ceño y toscamente gritó, “Entra, quítate la camisa y los pantalones y siéntate en la cama.”

El trovador acató obedientemente. Después de quitarse la camisa, las heridas que estaban escondidas bajo su ropa eran evidentes. Como era de esperarse, no eran muy diferentes a las heridas en su cara, había negro y azul por todo lado.

Capa Roja manoseó el cuerpo del trovador por todo lado hasta que este último tuvo un sentimiento inquietante de pies a cabeza y retrocedió bastante espacio hasta la esquina de la cama, con ambas manos cruzadas sobre su pecho. Preguntó con voz temblorosa, “¿Q-qué estás haciendo…? ¿No me digas que tienes gustos raros?”

Capa roja giró sus ojos y enojado dijo, “Sólo me aseguraba de que no tengas ni un hueso roto, así que no me mires de esa forma extraña. Además, ahora mismo no luces muy diferente a un plato de fideos con carne molida. ¡Nadie tendría algún interés por ti! También ¿qué clase de hombre se cubre el pecho? Si vas a cubrir algo entonces deberías de cubrirte allí abajo.”

El trovador inmediatamente bajó sus manos y se cubrió sus partes nobles.

Al ver esto, Capa Roja casi le da un golpe. Sin embargo, la cara del trovador simplemente no tenía ninguna parte sin heridas que él pueda golpear, y no era lo suficientemente cruel como para añadir otra herida más. Sólo podía apretar el puño fuertemente y gruñir con severidad, “¡Ven aquí para que pueda ponerte la medicina!”

“Bien…”

El trovador miró el puño apretado de la otra persona. Aunque las manos de Capa Roja no eran muy grandes, e incluso se podían considerar pequeñas para un hombre, las articulaciones de sus dedos eran gruesas y duras, lo cual era prueba suficiente de su arduo entrenamiento de cada día. Era difícil decir que pudiera darle una paliza a un hombre fuerte, pero al menos no había duda de que puede darle una paliza a un trovador. Así que el trovador tímidamente regresó al lado de Capa Roja, y dejó que le apliqué medicina.

Capa Roja se esforzó mucho para aplicar la medicina gentilmente, pero era imposible he este tipo de herida no doliera. Sin embargo, yendo completamente en contra de sus expectativas, el tróvanos no gritó de dolor… Aunque habían lágrimas acumulándose en las esquinas de sus ojos todo el tiempo.

“¿Qué fue lo que pasó?” Capa Roja le preguntó mientras aplicaba el medicamento.

“Me golpearon.” El trovador respondió obedientemente.

“¡Tengo ojos, puedo ver eso!” Capa Roja le miró furiosamente a pesar de que la capa lo tapara y el trovador no pueda ver su expresión. Fríamente preguntó, “¿Por qué te golpearon?”

“Canté la Balada de la Reina Guerrera, y la patrulla de la ciudad me vio…”

“Entonces, ¿sólo porque cantaste la Balada de la Reina Guerrera, la patrulla te golpeó hasta dejarte en este estado?” Capa Roja frunció el ceño. Esto era diferente a lo que pensaba. ¿Podrá ser que los de la patrulla sólo eran grandes fanáticos del Sagrado Rey?

“No, me dijeron que dentro de la ciudad, uno debe pagar dinero para ganar dinero. Incluso dijeron que porque insulté al Sagrado Rey tengo que pagar el doble del costo. Pero como ya sabes, no puedo darles ningún dinero, así que me golpearon.”

Generalmente hablando, las patrullas no tenían autoridad alguna para extorsionar dinero. Pero la patrulla de cada ciudad más o menos tiende a ser corrupta, inventando reglas extrañas para sacarles dinero a los turistas débiles. Esto era algo bastante común.

Bajo el reinado del Sagrado Rey, estas situaciones habían sido erradicadas de los pueblos cercanos a la ciudad capital. Sin embargo, este lugar no era cercano a la capital, así que desafortunadamente no importa que tan sabio y competente sea el Sagrado Rey, al final sólo tenía dos pares de ojos. Por eso, no tenía forma de ver lo que ocurría en lugares como este.

“¿Qué hay sobre el dinero que te di?” Capa Roja preguntó suavemente, “¿Por qué no les diste eso?”

El trovador ferozmente refutó, “¿Cómo puedo entregarles eso? Si se los hubiera dado, no tendríamos qué comer hoy y mañana. No importa si yo no tengo nada que comer, pero ¡¿cómo puedo ser responsable de que tú tampoco tengas qué comer?! ¡Después de todo es tu dinero!”

“Todavía tengo muchas raciones de comida.” Capa Roja respondió suavemente, su tono se hacía más suave. Ahora estaba aplicando medicina a su palma. Esta palma era muy desagradable de ver, sus dedos estaban hinchados hasta el punto que parecían cinco salchichas. Esto también le causó tanto dolor al trovador que inhaló fuertemente.

Capa Roja frunció el ceño criticándolo, “Han ido demasiado lejos, darte golpes tan fuertes sólo porque no querías pagarles.”

Sin embargo, el trovador defendió a la patrulla, “¡No era así! Al principio no me golpearon tanto.”

“Entonces ¿qué fue lo que pasó exactamente? ¿No puedes contar todo de una vez?” Capa Roja finalmente estaba empezando a perder la paciencia un poco. ¡En toda su vida no había conocido a un hombre tan indeciso!

Sintiéndose un poco indignado, el trovador dijo, “Es porque querían todo mi dinero, y luego pusieron sus manos sobre una bailarina… ¡No podía sólo quedarme ahí sin hacer nada! Así que fui y la protegí, le grite que se vaya rápido. Y después de eso me golpearon hasta dejarme en este estado.”

Al escuchar esto, Capa Roja sonrío con un toque de burla. Ya sabía la respuesta pero aun así preguntó, “¿La bailarina escapó?”

El trovador se quedó en silencio por un rato, luego dijo, “No.”

Capa Roja levemente le regaño, “De verdad eres tonto. ¿Acaso este es un mundo en el que una mujer pueda caminar sola? Lo más probable es que esa bailarina haya salido para vender su cuerpo. Es bastante seguro que haya hombres tras ella, asegurándose que puedan cobrar el dinero después. Ella también tiene que seguir ganando dinero en esta ciudad, así que no se puede permitir ofender a la patrulla, por lo que les pagaría con su cuerpo.”

El trovador se quedó en silencio, y Capa Roja paró de interrogarlo. Él sabía claramente que la situación se había desarrollado de esa forma, no tenía duda alguna.

Calladamente terminó de aplicar el medicamento y luego palmeó el hombro del trovador, diciendo, “Listo.”

El trovador se estremeció por la palmada que le dejó un dolor quemante en su hombro. Se quejó, “¿No puedes ser más gentil? Estoy herido…”

Capa Roja le respondió fríamente, “Ya que sabes lo que es doloroso, ¡entones no vuelvas a hacer algo tan estúpido como esto de nuevo! Ahora regresa a tu cuarto, duerme bien por varios días, y no salgas por un tiempo. Si te topas con la patrulla, ¡obtendrás más dolor que el que te mereces!”

El trovador dejó salir un “Oh.” Se paró, agarró su camisa y caminó hacia la puerta. Sin embargo, de repente paró sus pasos a medio camino, titubeó un poco, y finalmente giró su cabeza para preguntar, “¿De verdad parezco un plato de fideos con carne molida ahora?”

Mientras hablaba, se tocaba su propia cara. El sólo tocarla le provocaba mucho dolor lo cual le hizo preocuparse aún más.

¿Qué haría si se había arruinado su cara? Él era un trovador que se ganaba la vida dependiendo de su voz y buena apariencia.

“Es un poquito mejor que eso.”

Considerando que el trovador había sido golpeado porque quería hacer una buena acción, Capa Roja no quería mortificarlo más, aunque al final seguía siendo un tonto.

“¿En serio? Todavía soy bastante guapo, ¿verdad?” Al escuchar esto el trovador brillaba de felicidad.

“Mm, ajá.”

“¿Qué tan guapo?”

Capa Roja miró su cara y brutalmente dijo, “Tan guapo como un pan color arcoíris.”

“……”


Traducido al español: Ishtar

8 comentarios:

  1. *Rueda por el piso llorando de felicidad* Ishtar-sama TT.TT gracias prometo limpiar el doble cada día a partir de hoy *^* /

    ResponderEliminar
  2. Silvi desnudoooo XDDD (casi) que suertudo/a(?) de Capa Roja XDD
    Cada vez que leo esto tengo el sentimiento de que Silvi es in gigolo!!!! jajajajajajaja. Ah pero es bueno de corazón!!
    Ishtar-sama te seguiré por siempreeee <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luz... Silvi es rubio.... no te dejes engañar!!! ya quiero ver los ojitos de puntitos cuando se entere de que Capa Roja es una chica!!!! jajajajaja como me mato eso de “¿Q-qué estás haciendo…? ¿No me digas que tienes gustos raros?” JAJAJAJAJAJA cruzando las manos sobre su PECHO XDDDDDD bueno al menos fue una chica Silvi estas a salvo XDDDDD

      Eliminar
    2. Jajajajajaja, y Capa Roja más bruta, "Mejor cúbrete allá abajo" wajajajajajajaja
      Más bien está en más peligro por ser una chica XD, más bien qué suerte que haya estado todo golpeado y nada sexi(?) XDD

      Eliminar
    3. Un gigoló sin derecho a roce o un aprovechado, es difícil de decir XD

      Eliminar
  3. que grata sorpresa es este proyecto!
    muchísimas gracias!!!

    ResponderEliminar
  4. waaa yo te amo Ishtar!!!! de verdad *^*

    ResponderEliminar
  5. ¿Sabes que te quiero mucho Ishtar? Pues si no lo sabías, ya lo sabes XD
    Muchas gracias por el capítulo, por subirlo antes de que me quede sin ordenador y por las cosas bonitas que dices del fic. Parece que estemos sincronizadas con los capítulos que subimos O.o

    El futuro primer Caballero Sol bebe más de una copa de vino y no habla raro, usa productos de belleza y no lo oculta, no es fuerte y ni sabe utilizar una espada... Parece que lo que se transmite a las generaciones futuras está un poco mezclado XD
    "Tan guapo como un pan color arcoiris", "Mejor cúbrete ahí abajo" XD Me declaro fan de Capa Roja!

    ResponderEliminar