Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

jueves, 2 de agosto de 2012

Historia Extra 4: “Mi Querida Muñeca de Paja”

¡¡Aleluya~~~~!! Al fin~~~
Agradescanselo a Storyteller

PD: Y ya no molesten por nuevos caps del manhua yo tampoco sé cuando habrá nuevos caps....


Extra 3 ▌Lista de Capítulos ▌Extra 5 (1/4)►

Novela original en chino por: 御我 (Yu Wo)
⸶La Leyenda del Caballero Sol⸷
Historias Extra del Blog

 Historia Extra # 4: 

“Mi Querida Muñeca de paja”


Elmairy miró nerviosamente a la persona que estaba a su lado. Esta persona estaba vestida toda de negro y aunque no estaba usando su usual uniforme negro, sino un atuendo negro casual, aun así se veía bastante imponente.
Leithe era tan serio como decían los rumores. Ambos eran de la misma edad, entre dieciséis y diecisiete años, así que ¿cómo es que él podía lucir tan intimidante?
Elmairy no podía comprenderlo. Y al mismo tiempo, le tenía un poco de miedo.
Leithe y él no eran del mismo grupo; así que, por lo general, no serían enviados juntos en una misión. De hecho, esta era su primera vez llevando a cabo una misión con Leithe, así que estaba bastante nervioso.
La misión requería de alguien con una poderosa aura santa, pero como los de su grupo estaban muy ocupados o simplemente se rehusaron a venir ellos mismos, él fue el único que quedó.
La característica voz profunda de Leithe habló desde su costado. “Elmairy, ¿puedes sentir algún aura oscura frente a nosotros?”.
Elmairy expandió cuidadosamente su visión de mago antes de sacudir su cabeza en negación y responder, “No, pero como estamos bastante alejados, no podría distinguir si es que hay un aura oscura muy pequeña. Creus es mucho mejor que yo en esto.”.

Mientras miraban a la aterradora y oscura casa frente a ellos, Leithe asintió con la cabeza y dijo, “Creus es más fuerte en esto, es una lástima que haya tenido que acompañar al Caballero Sol al palacio real.”
Cuando se dio cuenta que Elmairy aun lo estaba viendo, una sensación de alarma invadió a Leithe, que rápidamente agregó en voz baja, “Sin embargo, incluso si no hubiera tenido que salir del Templo Sagrado, ¡yo no habría accedido a llevar a cabo una misión con el pequeño Caballero Sol!”.
Elmairy se encogió de hombros un poco ante eso y protestó en voz baja, “Creus es muy amable y es fácil llevarse bien con él.”
“No se trata de poder llevarse bien con él o no.” Respondió fríamente Leithe. “Sus habilidades con la espada son terribles, y frecuentemente pasa su trabajo a otros. Si fuese a ser enviado en una misión con él, sería lo mismo que llevarla a cabo yo solo.”.
“…”
Aunque le habría gustado poder hablar para defender a su futuro superior, Elmairy no podía pensar en nada para contradecir a Leithe, ¡sus palabras dieron justo en el clavo!
Hoja no pudo resistir hacer una pregunta, “Pareces entender muy bien a Creus. ¿Acaso lo conoces?”.
Otra alarma sacudió a Leithe, pero logró mantener la compostura e incluso logró fruncir el ceño en disgusto mientras decía, “¿Cómo podría conocer bien al pequeño Caballero Sol? El pequeño Caballero Sol es el representante del Templo Sagrado; cada uno de sus movimientos y acciones son observadas por todos. No es difícil averiguar sobre su conducta.”
Entonces Elmairy se dio cuenta. Ay Diosa, ¡esto es malo! ¿Así que ya se ha esparcido palabra acerca de las pésimas habilidades con la espada de Creus y de sus aún peores éticas de trabajo hasta las áreas de Juicio?
Leithe se dio vuelta para inspeccionar la casa frente a él. Luego concentró su atención hacia los cinco Caballeros santos que lo acompañaban y dio sus órdenes. “Ustedes dos, rodeen por atrás y monten guardia en la salida trasera. Ustedes adelántense y llamen al inquilino. Si no reciben respuesta alguna, tienen permiso para romper la puerta. Una vez que hayan entrado comiencen a inspeccionar la casa.”.
“Sí, señor.”
Elmairy se sentía bastante impresionado mientras observaba a Leithe dar órdenes tranquilamente. Aunque todos saben que ellos eran los futuros Doce Caballeros Santos, la palabra clave era “futuros”. Y añadido a eso estaba el hecho de que eran bastante jóvenes, así que los Pequeños Doce Caballeros Santos, no imponían demasiada autoridad verdadera. Aun se sentirían algo incomodos al dar órdenes, especialmente cuando los caballeros santos que las recibían eran mucho mayores que ellos, y aun con todo eso, Leithe no parecía ser afectado en lo más mínimo.
Los caballeros santos no mostraron señal alguna de insatisfacción al ser ordenados por un niño, mostrando solo respeto por Leithe. Elmairy podía saberlo por sus expresiones.
Leithe era una persona bastante impresionante. Sin embargo, aun así, Elmairy no habría elegido ser emparejado con Leithe si pudiera, ya que se sentía bastante intimidado por su presencia. Pararse junto a Creus sería algo mucho más sencillo.
Entonces Leithe dio su última orden. “Elmairy, tú te quedarás atrás, cubriendo a los demás.”
Pero, ¿quizá solo haya juzgado mal? Fue solo hasta que Elmairy escuchó las palabras de Leithe que se dio cuenta de algo. Era cierto que Creus siempre pasa su trabajo a otros. En esta situación por ejemplo, Creus definitivamente habría ordenado que alguien más fuera a la cabeza mientras él mismo se protegía. Pero el sentido de responsabilidad de Leithe, era muy bien conocido – él jamás pasaría su parte del trabajo a otros.
Pararse junto a Creus no sería más fácil, ¡apenas se estaba dando cuenta!
“¡Elmairy!” Después de adelantarse unos cuantos pasos, Leithe notó que no estaba siendo seguido y gritó enojado, “¿En qué estás pensando? ¡Síguenos! ¡Y alista tus armas!”
“¡S-Sí!” Elmairy se sobresaltó con eso y se apresuró a preparar su arco y flecha para que estuvieran listos.
El caballero santo delante de ellos, llamó tres veces tan fuerte que incluso los vecinos lo escucharon y salieron a investigar el sonido, pero nadie respondió en la casa.
Elmairy estaba bastante nervioso. En los reportes que había leído, decían que el inquilino de la casa estaba armado con magia oscura y que había sido reportado que la utilizaba para dañar a otros.
*¡Bang!*
La puerta fue pateada abajo y entraron a la casa, revisando cada cuarto mientras avanzaban. Uno de los caballeros santos reportó a Leithe: “No hay nadie en la casa.”
Leithe frunció el ceño ante eso antes de preguntar, “Elmairy, ¿puedes sentir algún aura oscura?”
Elmairy negó con la cabeza.
Las cejas de Leithe se fruncieron aún más ante esta respuesta.
“Tal vez el reporte fue un error.” Sugirió Elmairy. “La gente no sabe mucho sobre la magia oscura. A veces confunden actividades normales como personas utilizando magia oscura”.
Leithe también pensó que eso era lo más probable, pero el prefería ser muy precavido antes de dejar pasar el asunto. “Busquen por toda la casa una vez más, y si siguen sin encontrar algo inusual nos vamos –”.
“¡Muere! ¡Te matare, bastardo infiel!”
A Elmairy se le escapó un grito ahogado, “Leithe, ese sonido...”
Leithe llamó a los demás, “Vamos adelante.” Y rápidamente corrió en la dirección del sonido, con Elmairy y el resto de los caballeros santos corriendo detrás de él.
Llegaron hasta un jardín detrás de la casa. El jardín no era muy grande y fue muy fácil localizar a una persona que estaba parada entre algunos árboles, un grueso tronco de árbol ocultaba de la vista la mayor parte de esa persona. Sin embargo, pudieron escuchar los gritos descabellados de esa persona mientras continuaba gruñendo y chillando, con un extraño sonido de golpeteo acompañando cada uno de sus gritos y maldiciones.
Mientras escuchaba las viles maldiciones que destilaban por los labios de esta persona, Elmairy sintió como un escalofrió subía por su espalda. Leithe, sin embargo, no dudó en dar un paso al frente y decir, “¡Baja tus armas!”
Sin embargo, en el momento en que Leithe dio la orden, este se detuvo, impactado.
“¿Leithe?” Sabiendo que algo sucedía, Elmairy se apresuró a adelantarse, pero él también se detuvo sorprendido.
Una…. ¿mujer?
Y era una mujer bastante sorprendida. Aunque su atuendo era bastante extraño con su cabello despeinado y sus ropas desaliñadas, cuando se dio cuenta de la presencia de Leithe y el resto de los demás, ella se veía tan sorprendida que hasta se cayó hacia atrás por la sorpresa, dejando caer el objeto que llevaba en sus manos…un martillo.
La mujer retrocedió unos cuantos pasos, hasta quedar débilmente recargada en un árbol. Clavado al tronco del árbol junto a ella estaba una pequeña muñeca de paja, con una docena de clavos saliendo de ella todos desordenados.
“¿Q-Quienes son ustedes? ¿Qué hacen aquí?” Gritó aterrada.
Leithe le respondió en una voz profunda y baja, “Somos los caballeros santos de la Iglesia de la Diosa de la Luz. Recibimos un reporte diciendo que alguien utilizaba magia oscura para dañar a los demás.”
“¿Ma-magia negra?” La mujer estaba tan sorprendida que hasta tartamudeaba. “Pe-pero yo solo…”.
“Muévela de ahí y recuerda no bajar la guardia.” Leithe ordenó a uno de los caballeros santos.
“¡Sí, señor!”
Elmairy, realmente no creía que la mujer supiera magia oscura. El elemento oscuro no era un elemento fácil de manipular, y si ella de verdad supiera cómo utilizarlos, ella al menos tendría las habilidades de un mago experimentado por lo que no luciría tan asustada y vulnerable, como lo estaba haciendo ahora.
“Échale un vistazo a esto y revisa si no hay magia oscura en el.” Dijo Leithe mientras se inclinaba para recoger el martillo y ponerlo en manos de Elmairy. “Aunque creo que esto no tiene nada que ver con magia oscura, mi aura santa no es muy poderosa. Así que es mejor que les eches un vistazo por mí.”
Elmairy tomó el martillo y lo miró cuidadosamente, antes de voltear hacia arriba y negar con la cabeza. “Esto es tan solo un martillo común y corriente, nada más. Su aura oscura no es muy fuerte.”
“¿No es muy fuerte? ¿Entonces eso significa que hay rastros de magia oscura en el martillo?” preguntó Leithe.
Tras escuchar esto, Elmairy rápidamente explicó. “No me has entendido. Todas las cosas están hechas de una complicada combinación de diferentes elementos, que incluyen elementos oscuros, pero eso no los hace necesariamente oscuros. Aunque he aprendido a detectar elementos oscuros, no puedo decir con certeza si este martillo tiene un aura oscura. Tan solo puedo decir que la cantidad de elementos oscuros que tiene están en niveles normales.”
“Ya veo.” Leithe asintió, y después de un momento ordenó, “Intenta hacer lo que hacia esa mujer y dale con el martillo a esa muñeca de paja. Fíjate si puedes sentir algún aura oscura.”
“Esteee…bueno.”
Aunque se sentía algo raro y reacio a llevar a cabo la petición de Leithe, Elmairy no pudo rechazarlo, ¡especialmente cuando era Leithe al que rechazaría! Y no era solo él, en realidad ¡no había un solo caballero santo que se atreviera a rehusársele!
Bueno, eso no es cierto. Al menos Creus se atrevería a hacerlo.
Elmairy dio un paso hacia el árbol y miró fijamente la muñeca de paja, sintiendo todos los tipos de renuencia posibles. Alzó el martillo antes de pausar y mirar a Leithe. El otro simplemente frunció el ceño y dijo, “Continúa.”
Y así fue que alzó el martillo y lo abalanzó contra uno de los clavos una y otra vez, cada vez más fuerte. Mientras continuaba martillando, se metió mucho en ello, casi hasta olvidar lo que se suponía que debía estar haciendo….
“… ¡Elmairy!”
Elmairy despertó y preguntó, “¿Qué pasa?”
“Es suficiente.” Leithe miró a Elmairy cuidadosamente y preguntó con sospecha, “¿Estas bien?”
Elmairy lo miró en blanco y respondió, “Sí, estoy bien.”
Después de mirarlo cuidadosamente y asegurándose de ello, Leithe preguntó, “¿Sentiste algún aura oscura?”
“Nada de eso.”
“¿En serio?” Leithe dudó, la imagen de la expresión de Elmairy concentrado en la muñeca pasando por su mente. Luego tomó su decisión. “Tan solo para estar seguros, creo que será mejor que llevemos el martillo y la muñeca de paja al pequeño Caballero Sol para pedir su opinión.”
“Está bien.”
▼♦♦♦♦♦♦♦♦♦▼
Elmairy tocó en la puerta de Creus y esperó pacientemente. En ocho de cada diez veces que tocaba a la puerta de Creus, Creus no abriría inmediatamente.
De detrás de la puerta salían toda clase de sonidos. Botellas cayendo, salpicaduras de agua…e incluso algo que sonaba como “¡Mierda, esto debe ser una maldición!” podía escucharse, pero Elmairy los ignoraba y los borraba de su cabeza.
La última vez que preguntó qué era lo que Creus estaba haciendo, Creus le dio una torre de medio metro de documentos para revisar en sus brazos. Impotentemente se preguntó cuánto tiempo habían pasado esos documentos en el cuarto de Sol…
La puerta finalmente se abrió y un chico joven de cabellos dorados salió de este, su sonrisa tan brillante como siempre, aunque su pelo y ropas lucían un poco mojadas.
¿Se estaba bañando? Elmairy se sintió un poco culpable por haber interrumpido su baño.
Entonces Creus comenzó su usual y largo tipo de saludo, “Mi querido hermano Hoja, podrá ser que la Diosa de la Luz ha susurrado a tu oído para recordarte que uno debe compartir con sus hermanos frecuentemente, haciendo así que toques la puerta de este Sol…”.
Para evitar que siguiera hablando más, Elmairy rápidamente sacó el martillo y la muñeca de paja y se las mostró. “Leithe me pidió que te trajera esto para que lo revisaras.”
Creus miró el martillo y la muñeca, su sonrisa se congeló por un momento antes de preguntar extrañado, “¿Qué es lo que el hermano Leithe quiere que busque?”
“Que veas si hay trazos de magia oscura en él.” Le dijo Elmairy. Luego procedió a contarle acerca del incidente.
Tras escuchar la historia completa, Creus volvió a mirar los objetos antes de invitar con la mano a Elmairy para que entrara a su cuarto.
Elmairy estaba un poco sorprendido, pero dio un paso al frente y lo siguió.
“¡Al diablo que eso tenga magia oscura!”
¿Quién habría pensado que en el momento en que Creus cerrara la puerta, su lenguaje se tornaría “no tan elegante”? Sin embargo, Elmairy no estaba muy sorprendido. Los Doce Caballeros Santos ya sabían para estas alturas que la elegancia de Creus era directamente proporcional al número de personas a su alrededor.
“¿Estás seguro?” Elmairy preguntó para confirmar. Rápidamente describió la situación en la que encontraron a la mujer. “¡Pero la mujer que estaba clavando la muñeca se veía bastante aterradora! ¡Parecía medio loca!”
“Ella tan solo estaba desahogando sus frustraciones.” Dijo Creus moviendo la cabeza. “Si clavar a una muñeca es magia oscura, entonces la magia negra no sería tan difícil de aprender.”
Elmairy también pensaba eso, pero no entendió bien el primer comentario de Creus. “¿Cómo es que clavar una muñeca te ayudaría a desahogar tus frustraciones?”
Creus sonrió y explicó, “No es la muñeca de paja a la que estás clavando, sino a la persona que te hizo enojar. Imagina que la muñeca de paja es esa persona y luego ¡clávale agujas con todas tus fuerzas! Y hasta puedes añadir algo de pelo y uñas de tu enemigo para un mejor efecto.”
Elmairy se recuperó del shock y gritó, “¿Eso no puede ser bueno o sí?”
“¿Qué tiene de malo?” Creus se encogió de hombros y dijo, “Al menos clavar a la muñeca es mucho mejor a que ella vaya tras su enemigo con un cuchillo, ¿no lo crees?”
Emm… ¡en realidad eso tiene sentido! Elmairy miró hacia abajo para ver la muñeca en sus manos, recordando la sensación que tuvo mientras clavaba la muñeca bajo las instrucciones de Leithe… ¡No!, eso no está bien, ¡él jamás debe involucrarse en actividades tan bizarras!
“Oh, es cierto, Almorí.” Creus habló de repente.
“Mi nombre es Elmairy….*suspiro*, olvídalo. ¿Qué pasa?”
“Préstame tus manos.”
Cuando Elmairy extendió sus brazos, se encontró con una pila de documentos para revisar.
▼♦♦♦♦♦♦♦♦♦▼
Creus se abría camino a donde estaba Elmairy. Esos documentos ya estaban muy pasados de la fecha de entrega, y su maestro lo había estado presionando por eso, así que tenía que ir y revisar si Elmairy ya los había terminado... Aunque la probabilidad de que ya lo hubiera terminado fuera muy baja. Había muchos documentos en ese montón.
Y en el peor de los casos, el tendría que ayudar a terminarlos. Creus se sintió algo deprimido. ¡Él odiaba el papeleo! Ya que por cada documento que revisaba, tendría que escribir las palabras ‘Diosa de la Luz’ al menos unas veinte veces. ¡Era como un castigo!
Espero que Almorí ya haya terminado. Creus rezaba mientras empujaba la puerta de Elmairy. Luego se quedó ahí quieto mientras observaba una escena increíble.
Elmairy estaba clavando la muñeca de paja a la pared con todas sus fuerzas una y otra, y otra vez, las palabras que salían de su boca daban escalofríos a su desprevenida audiencia. “¡Maldito! ¡Siempre me das todo tu trabajo! ¡Dejándome incapaz de terminarlo y haciendo que me desvele! ¡Incapaz de rehusarme a nada sin importar lo que pidan! Qué clase de estúpida condición es esa…err… ¡¿Creus?!”
Después de unos momentos, él finalmente se dio cuenta de que Creus estaba parado en su puerta e inmediatamente perdió la compostura.
“T-Tú, ¿qué haces aquí?” Elmairy tartamudeó, su cara increíblemente pálida. Él, un caballero santo, de hecho ha maldecido y gritado mientras clavaba agujas en una muñeca de paja. Y lo peor del caso ¡fue atrapado en el acto!
¿Sería confundido como alguien que hace magia oscura, justo como esa mujer? Probablemente lo votarían del Templo Sagrado…y quizá no solo eso. ¡Tal vez incluso lo aten a la estaca y lo quemen vivo!
Si fuese a decir algo como “Te vi clavando agujas en una muñeca de paja”, ¿acaso terminaría igual a la muñeca? Creus tenía un mal presentimiento sobre esto. Aunque Elmairy usualmente era muy fácil de fastidiar, justo en ese momento una fuerte sensación le dijo que él jamás debía contar sobre lo que había visto hoy a nadie, a menos que quiera que el día en que tome la posición de trigésimo octavo Caballero Sol nunca llegue.
“Y-Yo vi… ¡Yo vi cuán limpio y ordenado está el cuarto del hermano Elmairy!”
Elmairy se sorprendió ante eso. ¿Acaso Creus no iba a exponerlo... ? ¿Y cómo es que lo acaba de llamar? ¿Cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que lo escuchó decir bien su nombre?
Creus continuó apresurado, “Tan solo vine a recoger los documentos. ¡No vi nada! ¡Y juro que no recordaré nada de esto cuando salga de este cuarto!”
Viendo que Creus no parecía querer exponerlo, Elmairy tímidamente explicó, “Y-Yo tan solo quería probar y ver si en realidad esto serviría para desahogar mis frustraciones, y-y descubrí que realmente funciona, a-así que yo...”
“¡Coff!” Creus tosió fuertemente antes de decir, “Tan solo vine a recoger los documentos y no vi nada, así que no tienes que explicar nada, tan solo dime si los documentos están terminados.”
Elmairy asintió y caminó hacia su mesa para recoger la gruesa pila de documentos antes de regresar con Creus. Justo cuando estaba a punto de entregárselos, se detuvo súbitamente.
Creus consideraba la posibilidad de arrebatarle los documentos y salir corriendo de ahí cuando Elmairy habló. “¿Creus, podrías darme un poco de tu cabello?”
“...... De acuerdo.”
Él se arrancó un pedazo de cabello y lo intercambió por el montón de documentos. Mientras cerraba la puerta tras él, se podía escuchar a Creus murmurarse a sí mismo, “¡Caray, estoy pagando las que debo! ¿Por qué diablos le enseñé a Almorí cómo utilizarla? Y hasta le dije que agregara pelo y uñas… ¡No, no, no! No recuerdo nada sobre Almorí clavando agujas en muñecas de paja. No sé nada. No me acuerdo. No sé nada. ¡Yo definitivamente no recuerdo… Me iré a emborrachar con mi maestro y pretenderé que todo fue un sueño! ¡Si, eso está bien! ¡Hare eso ahora!”
Cuando escuchó los murmullos de Creus, Elmairy dejo salir una suave risita. Aunque aún tenía el martillo en su mano derecha, ya no sentía ganas de clavar la muñeca en lo más mínimo.
Recogió la muñeca de la pared y le agregó un mechón de cabello dorado, diciendo con una sonrisa, “Te estaré utilizando de hoy en adelante, ¡mi querida muñeca de paja! ... y a Creus también.”
▼♦♦♦♦FIN♦♦♦♦▼



Traducido al Ingles: Lealynn
Traducido al español: Storyteller
Revisado: Blacklily e Ishtar

11 comentarios:

  1. Jajajajajajaja falta que le dé un nombre a la muñeca (o que la llame Creus owoUu) xDD
    nyaaa~~ hace mucho que no había caps del caballero sol~! x3!! Gracias~!

    ResponderEliminar
  2. Jjajajajajaja asi que esa era la historia de la muñequita, wahh genial!!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo ya me preguntaba como un chico bueno como hoja sabia usar muñecas de paja xd Muchas gracias a todos por traducir *-*

    ResponderEliminar
  4. Si consideras que infierno es un muerto viviente, piedra es muy flexible, tierra un mujeriego, tormenta un trabajador y hielo una dulce ama de casa, sin mencionar las excentricidades de sol... lo de hoja pasa muy normal ._.

    ResponderEliminar
  5. Retorcido, esa es la palabra con la que describiria la relacion de sol y sus ¨leales¨ caballeros, extrañamente no siento que sea demasiado fantaseosa.
    gracias por el extra, espero con ansias(muchas ansias) el proximo cap.

    ResponderEliminar
  6. Nunca me imagine que sol fuera el que le enseño a hoja como utilizar las muñecas de paja , pobre sol o pobre de hoja ja ja, espero el siguiente cap
    bye :)

    ResponderEliminar
  7. GRACIAS.... me encanto este extra estubo mas que genial T^T
    hace tanto que no me reia tanto en verdad GRACIAS!!1 :)

    ResponderEliminar
  8. Mil Gracias por publicarlo!!!!!!!! Nos han alegrado el día, la noche y lo sucesivo...
    ^o^

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja lo de hoja y como aprendió a usarla muñeca fue una revelación muy divertida y en especial eso del mechon d pelo jajajaja este capi extra estuvo super XD.

    ResponderEliminar
  10. ah, la negación... je,je. pero que imagen debe ser esa de Hoja martillando como poseso
    Gracias!

    ResponderEliminar